Lo que opino de BiciMad

Varios de mis amigos me han preguntado que opino del BiciMAD, el servicio de bicicleta pública (en adelante SBP) de Madrid inaugurado el pasado lunes, y que futuro le veo. La verdad: no tengo ni la más repajolera idea. Y no la tengo porque hay tantas características que coinciden por primera vez todas juntas en un SBP que ni los grandes expertos saben para donde va a tirar. Y yo, aunque no soy un gran experto, al final del post, me mojaré.

Huelga decir que todo esto lo escribo desde la perspectiva de alguien que no ha podido probar el servicio ni las bicicletas (ole por esa inauguración mal dimensionada) y desde el punto de vista de un ciclista urbano que ha pedaleado por Madrid.

La novedad más evidente del BiciMAD son las bicicletas: toda la flota es de eléctricas con asistencia al pedaleo. Una característica que no estaba en el pliego de adjudicación y que creo que le puede venir muy bien a Madrid por sus cuestas. Aquí una impresiones previas al 23 de junio.

La otra gran novedad es el cobro desde el minuto 1. Algo que los expertos en SBP y otros ayuntamientos recomendaron a Madrid pero no, desde luego, a ese precio practicamente disuasorio de 50 cts la primera media hora. Unas tarifas que llevan siendo criticadas desde que se conocieron allá por el mes de septiembre del año pasado y para el que hay alternativas más racionales.

Otra novedad, directamente relacionada con la anterior, es la presencia de bonificaciones de 10 cts si se coge una bicicleta de una estación saturada y se deja en una vacía o se reserva una plaza en destino. Esto, que solo se puede aplicar si se cobra desde el primer minuto, puede ayudar a disminuir la redistribución de bicicletas en furgonetas.

La última es que este SBP no está acompañado con una red de carrilbici sino de ciclocalles. Mi opinión sobre los carriles bici es conocida, la de la gente de “En bici por Madrid” también. Creo que es una apuesta acertada desde el punto de vista ciclista y de pacificación del tráfico pero que no hará ganar usuarios porque la gente tiene metida entre ceja y ceja la falsa idea de que es necesario un carrilbici para poder circular. Y no están por la labor de hacer pedagogía contra eso, me temo.

No hace falta ser muy valiente para ir en bici por Madrid pero hay que superar el pánico inicial. Yo he sentido ese pánico subiendo Paseo de las Delicias y lo entiendo, basta un solo conductor cafre para tirar por los suelos semanas de ciclismo. Pero si no coges la bici no vas a poder comprobar de primera mano que solo es la primera impresión y que es posible ir en bici por Madrid evitando las grandes avenidas que son casi autopistas urbanas.

Mi pronóstico, y espero equivocarme como con Nueva York, es que BiciMad se va a estrellar. No constituye un sistema de movilidad alternativo a la última milla como Barcelona o Sevilla. La mayoría de la gente va a seguir necesitando su abono mensual y, obviamente, no va a pagar un plus por coger una bici. Su público objetivo solo puede ser la gente que vive y trabaja dentro de la primera fase de BiciMad y para los que los 108 viajes equivalentes al abono de zona A son más que suficientes. Ellos son los únicos que ahorrarían dinero. Veremos que porcentaje lo usan.

Y una apuesta: en un año o antes revisan las tarifas, subiendo el abono anual y rebajando sustancialmente o eliminando el cobro en la primera media hora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s