Hay un doble rasero, y nos jodemos.

Los ciclistas urbanos no cumplimos muchas de las normas de tráfico: nos saltamos semáforos, circulamos a contrasentido, circulamos por acera.

Y la gente se echa las manos a la cabeza y nos lo recrimina como si ellos siempre cruzaran por el paso de peatones y el semáforo en verde, como si nunca hubieran realizado un giro prohibido

Los ciclistas somos las víctimas de un doble rasero de percepción a la hora de señalar con el dedo acusador el saltarse una norma y es algo que tenemos que combatir con educación y pedagogía. Mucha educación y mucha pedagogía, primero con los ciclistas que se saltan normas, claro.

Pero ser víctimas de ese doble rasero no debe convertirnos a los ciclistas en agresores, ni de los peatones ni de otros coches. Para ejemplo, esta conversación

Un ciclista confirmando a una conductora en su sesgo de que todos los ciclistas somos peligrosos delincuentes. Pónganse en pie y aplaudan muy fuerte a la gente que nos crea mala fama a los ciclistas. Bravo por ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s